trepar

La reforma y contrareforma que los políticos han hecho en la institución y la carrera policial ha sido tan desastrosa como ineficiente; ahora Sain, le agregó "el dedo"; una policía donde los concursos no sirven, y se asciende a quien mejor obedece a ciegas al ministro y es mas amigo y servicial.

El decreto de ascensos 2019 que se conoció ayer, deja a las claras que el peor de los procesos de ascensos de las "juntas de calificaciones" que integraban comisarios generales, eran mejores que el mamarracho que ahora vemos con Marcelo Sain.

"No se puede pasar de subteniente a teniente coronel, sin haber sido antes, teniente, capitán...." decía Sain a un medio de comunicación la semana pasada, cuestionando los concursos de los fiscales del MPA; claro que hacia adentro el ha practicado ascensos dentro de la policía a dedo, cometiendo todos los actos anijuridicos que no existen en biblioteca del derecho alguno.

Las acciones de un ministro fuera de control, y avalada por un Gobernador débil, ponen en peligro la institucionalidad, la que se ve reflejada en los hechos de inseguridad, ya estructura resquebrajada, una policía desganada y que solo actúa cuando no le queda otra en eludir los GPS del 911.

Los contrastes en los ascensos dejan ver como a fines del pasado año, apenas asumido el actual gobierno, Marcelo Saín a decretazos ponía en funciones a Maximiliano Bertolotti, el frente del Organismo de Investigación Criminal, pero lo hacía con una jerarquía que hasta el momento no ostentaba, que era la de subdirector de policía, cuando en rigor de verdad era comisario supervisor.

El caso mas llamativo, fue la puesta en el cargo de la hasta entonces Subcomisario Mariana Olivieri; al frente del Organismo de Control Policial, pero esta vez con el grado de subdirectora de policía, algo que provocó el enojo de miles de oficiales jefes que no entendían y no entienden como y cual es la razón de los concursos policiales,.

Ni Olivieri, ni Bertolotti, se inmutaron ante las designaciones, ni se ruborizaron por aceptar una o dos jerarquías, a sabiendas de que en lo personal era y es un acto inmoral; y que debería regir en las conductas de una institución que requiere de ciertos valores; más aun en el caso de la directora del organismo de control que debe intervenir ante sus pares cuando estos se salen de la reglamentación con sus acciones.

Obvio que la argumentación del decreto del gobernador los exime de una responsabilidad legal, mas no la moral, aunque poco les importe, porque hay algo que se llama oportunismo, o como testa la fotografía de esta nota; se trata de trepar o ascender.

Ayer veíamos, tras la rubrica de Omar Perotti, como Mariana Olivieri era ascendida a Comisario, es decir era "ascendida" a dos jerarquías menos de la que obtuvo desde un escritorio, desde la burocracia administrativa; un acto viciado de nulidad, pero que el gobierno convalida con tal de tener "obedientes" que le sirven para ver agujas en un pajar, y no los elefantes de una habitación.

Es esta la nueva policía de Sain, pero no es la mejor policía, sino la peor que el diseña, donde las observaciones hechas por oficiales superiores que saben mucho y mas que él en materia de seguridad, son suprimidos, y hasta apartados de sus funciones, como esa treintena que están cobrado sueldos sin trabajar, dependiendo del Departamento Personal (D-1).

La reforma de 2006 vino a dejar de lado lo que ellos denominaban "la mala junta", y así vimos y escuchamos por audios que se hicieron viral como un oficial superior se enteraba de las calificaciones que sus pares tenían de boca del propio ministro de seguridad; ahora otro ministro otorga ascensos a dedo.

La política es el peor veneno para la institución policial y para los policías; es tarea nuestra, ocupar los lugares de decisión política para que esto no ocurra nunca más.

Fuente: UTRAPOL

APROPOL Noticias

 

 

escazh-CNnlenfrgldeitptru

banner inseguriddad solucion

Banner WSP Noticias 2020

 

banner youtube