Rosario (Santa Fe) Argentina
Lun - Vie: 9:00 - 13:00 / 18 - 20 - Sábados y Domingos cerrado

banner denuncia gremial

LUJAN: matan a un policía cuando fue a detener a un prófugo por abuso

coll

En la localidad de Torres allanamiento fatal en un campo. Hernán “Beto” Coll era sargento y tenía 40 años. Hay otros tres agentes baleados, uno de ellos muy grave. El sospechoso también terminó herido.

Hugo Jorge Javier Castro (35) tenía pedido de captura por abuso sexual y lesiones agravadas. Este martes a la mañana, cuatro policías de la comisaría 3ra. de Luján irrumpieron en la casa donde se escondía para detenerlo y se resistió: con una pistola 9 milímetros robada en San Isidro, les disparó a quemarropa.

El atacante mató al sargento Hernán Alberto Coll (40) e hirió a sus colegas Gonzalo Núñez (38), Malcon Neri Churquina (30) y Víctor Díaz Candia (34). Castro también fue baleado y su estado era crítico.

Todo ocurrió en una casa de un campo de Torres, una localidad rural de Luján. El asesino vivía en Campana (la orden de detención era del Departamento Judicial Zárate-Campana), pero había llegado a Luján para esconderse. En la casa se encontraban una mujer y un hombre, pero no habrían participado del tiroteo.

La propiedad allanada está ubicada sobre Blas Pascal al 900. Coll recibió dos disparos en el pecho y murió camino al hospital de Luján. Nuñez, otro de los policías, se encontraba en grave estado y se evaluaba su traslado al hospital Churruca, de la Ciudad de Buenos Aires. Le pegaron un tiro en el pecho.

Díaz Candia fue baleado en una mano -recibió el alta médica por la tarde- y Churquina en la zona de las costillas -estaba fuera de peligro-.

Coll habían ingresado a la Policía bonaerense hace siete años. En Luján todos lo conocían como "Beto Vélez". Vivía en el barrio El Quinto. Antes de trabajar para la fuerza era albañil y hacía todo tipo de changas.

Su gran objetivo, cuentan sus compañeros, era llegar a la DDI de Luján. Era su próximo destino. "Estaba de encargado del servicio de calle. Había ingresado para tomar experiencia antes de llegar a la DDI. Hace cinco meses que era sargento. Se había recibido de instructor de tiro", detallan los que hablan con Clarín.

Había pasado por distintas divisiones y destinos. Como la motorizada, o la comisaría de Carlos Keen, o la Policía local. Hasta el lunes trabajaba en la comisaría de Open Door.

"Se ganó el respeto de la mayoría de sus compañeros. A sus colegas que sufrían violencia de género las escuchaba y las ayudaba. Ha sido reconocido por el municipio de Luján por varios procedimientos", afirman sus colegas de Luján.

Castro era buscado desde el 5 de mayo por orden del Juzgado de Garantías 2 de Campana. La fiscal Irene Molinari lo había acusado por los delitos de "amenazas agravadas en concurso real con lesiones leves agravadas por el vínculo y género, en concurso real con el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por el uso de arma y privación ilegal de la libertad agravada en concurso real entre sí".

La víctima es su ex esposa. Tienen seis hijos en común y se habrían separado en febrero.

La primera denuncia es de febrero, por "violencia". La Justicia ordenó que Castro fuera "excluido del hogar en el que residían juntos y se le ordenó una restricción de acercamiento".

En varias oportunidades, siempre según la versión de la mujer, Castro se presentó en la casa con un arma de fuego. La amenazaba y la golpeaba. Por miedo a más represalias, no se animó a volver a denunciarlo. Hasta el 21 de abril.

Ese día "le produjo una lesión en la cabeza" y comenzó a sangrar. La mujer denunció que la podrían haber golpeado de un "culatazo". También "había tenido relaciones sexuales por fuerza mayor", para que Castro se tranquilizara.

Luego de denunciarlo nuevamente, la fiscalía solicitó la detención. Hubo allanamientos en Campana, con resultados negativos.

El grupo de policías se había acercado a la casa de campo tras un llamado de los vecinos al 911 por supuestos movimientos extraños. La fiscal María Laura Cordiviola, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 10 de Luján, estuvo en el lugar del hecho. La Gendarmería Nacional Argentina (GNA) está a cargo de las pericias.

Fuente: Clarín

APROPOL Noticias

 

banner violencia 01ene21