Rosario (Santa Fe) Argentina
Lun - Vie: 9:00 - 13:00 / 18 - 20 - Sábados y Domingos cerrado

ROSARIO: Gustavo Shanahan fue procesado por ser parte del comercio de drogas

shanahan

El financista y ex director de Terminal Puerto Rosario cambiaba en su agencia el dinero proveniente de la red narco del peruano Julio Rodríguez Granthon.

Gustavo Pedro Shanahan, quien fuera director de la Terminal Puerto Rosario entre 2010 y 2013 y en la actualidad es propietario de una compañía financiera ubicada en pleno centro de la ciudad, fue procesado como coautor del delito de comercio de estupefacientes agravado por la intervención organizada de tres o más personas y le impusieron un embargo sobre sus bienes por $ 6.480.000.

La medida fue dispuesta por el juez federal Martín Bailaque en el marco de una causa que se inició en mayo pasado, tras la detección de un punto de venta de estupefacientes en villa Banana que era regenteado por un reconocido narco peruano, también procesado, cuyos dividendos eran llevados por un emisario hasta las oficinas del financista para ser cambiados por dólares. Más allá de la medida judicial, el magistrado dispuso que Shanahan no vaya a prisión y cumpla arresto domiciliario atento a que “ha acreditado medio lícito de vida y al momento de su detención se encontraba en su domicilio, lo que amerita morigerar la modalidad de cumplimiento de la prisión preventiva dictada”.

En la misma resolución el magistrado procesó a Julio Rodríguez “El peruano” Granthon, un piloto comercial nacido en el país incaico de 28 años y ligado a la banda de Los Monos, por considerarlo coautor de comercio de estupefacientes y “responsable de la estructura criminal” que canjeaba el dinero procedente de esa actividad delictiva por moneda extranjera en la financiera ubicada en un edificio de España 889 de la cual Shanahan es responsable.

En ese sentido, el procesamiento sostiene que el Peruano era la persona que “organizaba las actividades delictivas de los demás (integrantes de la banda) impartiendo directivas y fiscalizando su cumplimiento”. Vale recordar que Rodríguez Granthon ya estaba preso y afrontó en agosto pasado un juicio por comercio de drogas por el cual lo condenaron a 12 años de prisión además de estar procesado como supuesto instigador del crimen del pastor y ex concejal de la ciudad Eduardo Trasante.

Del quiosco a la cueva

La investigación se había iniciado en mayo pasado a partir de la detección de un punto de venta, distribución y acopió de drogas ubicado en Valparaíso al 2700, en el corazón de villa Banana, lo que derivó que entre el 22 y el 23 de octubre pasado se realizaran 23 allanamientos (veinte en Rosario, uno en la ciudad de Buenos Aires, uno en la localidad bonaerense de Martínez y otro en la cárcel federal de Marcos Paz) en los cuales se incautaron estupefacientes, armas de fuego, municiones, unos 34 millones de pesos en efectivo y más de 30 mil dólares además de otros elementos utilizados en el negocio narco que manejaba Rodríguez Granthon desde su celda del penal federal bonaerense donde esta alojado.

La causa fue impulsada por la fiscal federal de Rosario Adriana Saccone y el fiscal de la Procuración de Narcocriminalidad (Procunar) Diego Iglesias, quienes ordenaron a los agentes de la División Antidrogas Rosario de la Policía Federal Argentina avanzar con la investigación en el terreno. Así, los uniformados dieron con un enlace de la banda de Rodríguez Granthon llamado Marcos Julián Díaz, a quien en la investigación identificaron como “el bolsero”, quien acudía con asiduidad a la financiera de Shanahan ubicada a metros del Paseo del Siglo. En una de esas ocasiones, el 27 de agosto pasado, ese hombre llegó con varios bolsos vacíos pero cuando se iba los mismos estaban llenos y se presume que llevaba dólares. Una semana después, el 8 de septiembre, Díaz retornó de un viaje a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y se dirigió una vez más al mencionado edificio alrededor de las 20. Según constató la fuerza policial subió hasta las oficinas del 6º piso por lo que indicó el visor del ascensor, y luego de 45 minutos se retiró con dos bolsos y una mochila de grandes dimensiones. En esa ocasión, los pesquisas que monitoreaban las acciones lo observaron salir de la propiedad junto al mismo Shanahan.

Este financista, de 63 años, también estuvo a cargo del desarrollo inmobiliario del country Los Pasos en el barrio de Fisherton hasta que fue denunciado por incumplimientos en ese fideicomiso y tuvo que pagar 300 mil dólares a los damnificados, y ahora afronta una probable imputación por lavado de activos procedentes del narcotráfico además del procesamiento por la figura de “coautor presunto de tráfico de estupefacientes agravado por la intención organizada de tres o más personas”. Esa figura lo inserta en la cadena criminal no por dedicarse a negociar con drogas sino, según dijeron fuentes judiciales, por facilitar esa actividad a sus autores a partir de su actividad financiera.

Los demás acusados

Otro de los procesados por el juez Bailaque es Néstor Ciotti, quien también quedó en prisión domiciliaria bajo los mismos cargos que Shanahan, es decir su intervención en el negocio narco a partir de la “recepción de sumas de dinero provenientes del tráfico ilícito de estupefacientes” que era cambiada por dólares o lavado en otros activos. Además, el magistrado le adjudicó haber guardado el dinero recaudado por Marcos Díaz (también procesado) en los puntos de venta de drogas para su posterior cambio a la moneda estadounidense. A tal punto que en su domicilio se incautó 1 millón de pesos y 30 mil dólares.

Entre los alcanzados por la medida judicial también se encuentra Juan Román González, a quien se identificó por escuchas telefónicas y se determinó que su función era cambiar divisas que entregaba a los organizadores de la banda para la compra de estupefacientes en el exterior, es decir que hacía el camino inverso que “el bolsero”.

Otros procesados en la resolución son los ciudadanos paraguayos Richard Galeano Vázquez y Gustavo Báez Aguilar, quienes fueron detenidos en una finca de Espinosa al 6200 donde, de acuerdo a la pesquisa “funcionaba una cocina de cocaína que abastecía a los quioscos de la banda” y en la cual ellos procesaban la pasta base que recibían.

También fueron procesados Alexis Ezequiel Manzo y Alfonso Sebastían Sciortino, cuya función dentro de la organización criminal se centraba en “la elaboración, fraccionamiento, comercialización del estupefaciente y de la entrega del dinero en efectivo obtenido como ganancia para su guarda y conversión a dólares teniendo mayor contacto con Facundo Pérez”, otro de los hombres que quedó en prisión preventiva.

Así las cosas, el juez Bailaque dispuso que Alexis Ezequiel Manzo, Alfonso Sciortino, Juan Román González, Gustavo Báez Aguilar y Richard Galeano Vázquez queden en prisión preventiva y sean trasladados a dependencias del Servicio Penitenciario Federal mientras, como se dijo, Gustavo Shanahan y Néstor Ciotti cumplirán prisión domiciliaria con la prohibición de salir del país. Asimismo se les trabó a cada uno de los procesados un embargo hasta cubrir la suma de $ 6.480.000 y “en el caso de que no ofrezcan bienes en el plazo de cinco días de notificados para su debida efectivización, se anote la inhibición general para disponer de ellos”.

Fuente: La Capital

APROPOL Noticias