EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

banner inseguriddad solucion

Banner WSP Noticias 2020

.

Base banner apropol facebook 2021 600x200

Base banner apropol Twitter 2021 600x200

Base banner apropol Gab 2021 600x200

Base banner apropol Telegram 2021 600x200

Base banner apropol WSP 2021 600x200

Base banner apropol Youtube 2021 600x200

Base banner apropol Lbry 2021 600x200

Base banner apropol telefono 2021 600x200

Base banner apropol Instagram 2021 600x200

Base banner apropol web 2021 600x200

Base banner apropol mail 2021 600x200

 

fazzio

Un joven de 28 años llegará a juicio por el delito de homicidio simple tras provocar la muerte del policía Marcos Di Fazzio en octubre de 2019 en La Florida.

 

El conductor imputado de atropellar y matar a un policía luego de evadir un control vehicular en la costanera norte de Rosario, afronta un pedido de pena de 12 años de prisión luego de una audiencia donde la Fiscalía formalizó la acusación por el delito de homicidio simple con dolo eventual, con la perspectiva puesta en un juicio oral y público donde se ventilarán las circunstancias del conmocionante siniestro vial ocurrido en octubre de 2019.

El proceso judicial que se inició para determinar las responsabilidades por la muerte del policía Marcos Di Fazzio, un agente atropellado mientas participaba de un control de rutina en la zona de La Florida, avanzó en el Centro de Justicia Penal (CJP) con la audiencia preliminar al juicio oral y público.

En esa instancia el fiscal de la Unidad de Homicidios Culposos, Walter Jurado, presentó ante el juez Nicolás Foppiani la acusación formal y las pruebas contra el conductor Matías Ezequiel E., un joven de 28 años que está detenido en prisión preventiva luego de ser apresado la madrugada del 19 de octubre de 2019, minutos después de provocar el accidente fatal.

Ese día personal la Dirección General de Tránsito (DGT) con apoyo de agentes policiales realizaba un control vehicular de rutina en avenida Colombres y Vila, pleno paseo ribereño de La Florida. En un momento el auto Peugeot 307 dominio JGY193 que circulaba de sur a norte y era conducido por E. hizo caso omiso a la orden de detenerse.

Arrastrado 40 metros

Luego aceleró y embistió con la parte frontal a Di Fazzio, que unos metros más adelante le hacía señas de luces con una linterna para que detuviera la marcha. El oficial cayó pesadamente al pavimento luego de ser arrastrado unos 40 metros, mientras que el intentaba darse a la fuga pero detenido a nueve cuadras del lugar, en Colombres y Gallo.

El agente, de 38 años y padre de tres hijos, fue trasladado al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca). Agonizó dos días y murió por fractura de cráneo, de cadera, hematoma subdural y contusión pulmonar. Al confirmarse el fallecimiento de Di Fazzio, el fiscal Jurado recalificó el caso e imputó al conductor por el delito de homicidio con dolo eventual, en lugar de culposo, debido a “la maniobra desplegada al intentar evadir a gran velocidad un control de tránsito, sin importarle el resultado”.

El fiscal concluyó la investigación hace tres meses. Relevó cámaras de videovigilancia, testimonios de agentes policiales y de tránsito, conductores que circulaban ese día por el lugar y fueron testigos directos, croquis de la escena, pericias de planimetría y accidentológicas, que para esta etapa del proceso sustentan la calificación del hecho y la supuesta conducta dolosa del acusado.

El funcionario desplegó una batería de pruebas, y en siete puntos recalcó que el acusado no detuvo su vehículo en el control vehicular municipal (desobediencia a un funcionario público), tampoco paró al ver a los policías que estaba en la calzada y le hacía señales lumínicas (resistencia a la orden de un funcionario publico), y que ante la imposibilidad de esquivar el retén, “aceleró y decidió embestirlo al oficial que se interpuso en su camino”.

Jurado recordó que luego del primer impacto –que expulsó a la víctima al asfalto– “no frenó su marcha, no detuvo el vehículo para ver el estado de salud de la víctima. El titular de la pesquisa, presentó filmaciones de cámaras ubicadas en avenida Puccio y Colombres; en la rambla de La Florida; en Costanera y Gallo donde se registra la secuencia y el trayecto que hizo el conductor entre las 1:45 y las 2:15 del 19 de octubre de 2019.

"Cerró los ojos y aceleró"

Además, y como testigo fundamental, declaró la adolescente de 16 años que iba como acompañante en el auto del imputado. Narró que uno metros antes y al observar los controles, no quiso frenar, y que cuando observó que estaba por chocar al policía “cerró los ojos y decidió acelerar”, y recién los abrió segundos después del impacto.

Los informes demuestran que Matías Ezequiel E. violó en dos oportunidades el semáforo en rojo de Colombres y Vila, y que circulaba a un velocidad aproximada de 55 kilómetros por hora en una zona con cruces peatonales y lomos de burro. Además, se agregaron los informes de alcoholemia y alcoholuria del conductor, que dieron resultado negativo.

El fiscal acusó a E. los delitos de desobediencia y resistencia a la orden de funcionario público (dos hechos) y homicidio simple por dolo eventual, en concurso real y en calidad de autor. Concluyo que, entre el momento en que E. advirtió que el personal policial le hacía señas y se acercaba hacia él, tuvo la posibilidad frenar, detener totalmente la marcha y evitar el choque. “Sin embargo, no observó esta acción. No intentó siquiera frenar en el momento inmediato previo para evitar colisionarlo con tanta energía cinética”.

“No se trata de un accidente de tránsito en el cual haya mediado las manifestaciones que conocemos de la culpa, como imprudencia, negligencia, conducción antirreglamentaria o siquiera temeridad. Por el contrario, la conducta desplegada debe encuadrarse dentro de la figura tipificada por el artículo 79 del Código Penal, tratándose de un hecho doloso”, remarcó el fiscal.

Desprecio por las normas

Además, respaldó el pedido de pena de 12 años de prisión y 10 de inhabilitación especial para conducir al sostener que se está en presencia de “una acción que va mas allá de una simple infracción al deber de cuidado con consecuencias dañosas. Esa acción es un claro ejemplo de un grave desprecio por las normas, un desapego a los obligaciones sociales y a la figura de la autoridad”.

La defensa, que ejerce el abogado Julio Lovey, rechazó el encuadre legal y en su lugar propuso que su defendido sea juzgado por el delito de homicidio culposo, es decir, por una conducta imprudente o negligente, lo cual contempla penas más leves. Además, sugirió cerrar el caso con un trámite de juicio abreviado.

La Fiscalía rechazó ambas pedidos con respaldo de la querella que representa a la familia de la víctima. El juez Nicolás Foppiani dio por cumplida la audiencia preliminar en los términos que lo solicitó la Fiscalía, y además dispuso que el acusado siga detenido en prisión preventiva efectiva hasta las audiencias de debate oral y público.

Fuente: La Capital

APROPOL Noticias