policia 48.jpg 673822677

Sucedió en la localidad bonaerense de Gregorio de Laferrere y la víctima fue un oficial de 25 años, quien se enfrentó con dos malvivientes, que habían asaltado a tres repartidores de bebidas gaseosas. Los criminales fugaron en un coche, que posteriormente apareció incendiado en el partido de Morón. APROPOL SE SUMA AL DUELO Y EXIGE JUSTICIA.

 

Dos ladrones asesinaron este viernes a un oficial de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, de 25 años, a quien balearon en la cabeza frente a su madre cuando el funcionario intentó evitar, en un tiroteo, que escaparan luego de que asaltaran a los choferes de un camión de reparto de bebidas gaseosas. El dramático caso sucedió en la localidad bonaerense de Gregorio de Laferrere.

Los voceros de los tribunales de La Matanza revelaron a cronica.com.ar que el efectivo de seguridad que perdió la vida fue identificado como Iván Leonel Triveño, de 25 años, quien pereció en un centro asistencial y tras haber sido alcanzado por un certero proyectil de arma de fuego en el cráneo.

Trascendió que el episodio se produjo esta mañana cuando la víctima se encontraba, vestido de civil y franco de servicio, en su vivienda, en Esteban Echeverría al 4000, en la esquina con Icalma.

Mientras tanto, su progenitora, Silvia Ramírez, de 43 años, se hallaba en la puerta del domicilio, mientras observaba a 3 empleados de una famosa distribuidora de gaseosas instalada en el kilómetro 32 de la Ruta Nacional 3, en González Catán, que en esos momentos ya habían finalizado la descarga de mercadería en un comercio perteneciente a una de sus vecinas.

De manera repentina, 2 individuos armados, quienes se movilizaban en un Citroën C4, arribaron al lugar y despojaron a los trabajadores de una cifra superior a los 30.000 pesos.

Ramírez, al ver la situación, le avisó del ilícito a su hijo, quien estaba destinado en la comisaría de San Alberto (6ª Este de La Matanza).

Con rapidez, el oficial salió a la vereda para impedir el atraco y se enfrentó a disparos con los malvivientes, oportunidad en la que fue alcanzado por un balazo en la región parietooccipital y cayó ensangrentó frente a su aterrada madre.

El plomo quedó alojado en el cráneo del policía, quien fue internado en el nosocomio en estado crítico, en terapia intensiva y con asistencia de un respirador artificial, pero finalmente perdió la vida en horas de la tarde.

Mientras tanto, el auto usado por los hampones fue encontrado incendiado en la localidad bonaerense de Gervasio Pavón, en el partido de Morón.

Intervinieron en la causa los fiscales José Luis Maroto, de la Unidad Funcional N° 13, y Juan Pablo Tahtagian, de la Unidad Temática de Homicidios, ambos pertenecientes a los tribunales de La Matanza.

Fuente: Cronica

APROPOL Noticias