Bienvenidos:  Agradecemos su visita y queremos compartir una breve información acerca del espíritu de trabajo que un 13 de Junio del año 2001, nos llevo a fundar nuestra organización que durante todos estos años ha sido protagonista de múltiples sucesos que posibilitaron llevar a la consideración de conciudadanos, lideres y gobernantes que el policía es un trabajador y deben ser respetados sus derechos como tales.

Esto que pareciera una obviedad no era muy común en una institución como la que integramos con una impronta rígida y de altísimos niveles de violencia laboral, pésimas condiciones de trabajo que llegan a humillar la condición humana.

Podríamos hacer un breve recorrido diciendo que carecíamos de una jornada limitada de trabajo (se sabia cuando entrábamos a trabajar pero no cuando salíamos nos decían) y esa impronta cultural fue aceptada en medio de un contexto disciplinario feroz que traspasaba los limites legales yo que además imponía una cultura de violaciones tan elementales en un marco de violencia institucional y persecución a quienes reclamaron por ello de manera individual y algunas veces grupales.

Nuestra organización vino a dar el primer paso institucionalizado que llevo a un trabajo mas organizado y amplio, suplantando la tarea sindical como constructora colectiva de las acciones que posibilitaron las primeras conquistas entre las cuales ponderamos el “haber ingresado en la agenda de los problemas de los gobernantes de turno” algo que era hasta negado anteriormente.

Han pasado más de una década y media de fecundo trabajo que con esfuerzo hemos llevado adelante y que nos permiten seguir a futuro siendo una organización de visibilidad y consulta en cuanto se pretende analizar la seguridad publica.

En este aspecto venimos sosteniendo que “La inseguridad tiene solución si se respetan los derechos de los trabajadores policiales”; no nos cabe dudas que un policía tratado integralmente de manera correcta y conveniente forma tendrá un mejor desempeño en su función. Es desde allí donde trabajamos para aportar lo nuestro en la búsqueda de soluciones a la grave situación que se vive.

Nuestra visión siempre ha tenido banderas claras a la hora de decir que necesitamos instituciones policiales y ámbitos laborales con un perfil de democrático, desmilitarizado, humanizado y profesionalizado, donde reconocernos que como trabajadores podemos aportar todo nuestro potencial.

En este marco, un reclamo salarial, de mejores condiciones de trabajo y de vida supera lo sectorial y se inscribe evidentemente en una vía de aproximación al interés común, en este caso un mejor servicio.

Somos una entidad de la sociedad civil, un sindicato que ejerce como tal “de hecho”. Hemos cumplimentado todos los requisitos que marca la Constitución Nacional pero el Estado Federal se ha negado a reconocernos como tales y por consiguiente del estatus que nos permita ejercer plenamente nuestra actividad con las garantías del fuero que se reserva para estos casos. No obstante ello decidimos seguir adelante ajustándonos a las restricciones legales propias pero al amparo del Código Civil que nos acoge como simple asociación civil que brega por el reconocimiento sindical que sabemos lograremos.

Nuestras fuentes de financiamiento son genuinas y transparentes y provienen del aporte de nuestros afiliados y la comunidad que se solidariza permanentemente con la causa que ha incorporado en el inventario social. Nuestros afiliados son quienes deben brindarle seguridad cada día.

Finalmente queremos agradecer la posibilidad de contactarnos y quedamos a disposición renovando e compromiso de seguir "Protegiendo al que Protege".

Gracias