Santa Fe - Se filtró la información hace pocos minutos, y podría caerse la audiencia imputativa al jefe de la Unidad Regional V.
 
Pasado el mediodía, fuentes tribunalicias, que obviamente pidieron todo tipo de resguardo, confirmaron que el Ministro de Seguridad Maximiliano PULLARO estaría ligado a la investigación que mantiene en prisión a Adrian RODRIGUEZ, ex jefe de la Unidad Regional V.
 
De ello se desprende el total hermetismo que ha habido desde que hace ya más de 48 horas se concreto la privación de la libertad del ex jefe de la URI; y un silencio de radio absoluto del propio ministro y del Gobernador.
 
Fuerte presión a los fiscales 
 
Según fuentes de la justicia; hubo reuniones muy secretas; aunque las paredes escuchan, y más cuando no se sabe donde se habla; hasta ayer en el expediente las transcripciones de audios y documentación dejaban en evidencia las pisadas del titular de la Cartera de seguridad en el hecho que se investiga; de ahí que el ministro en persona se movió varias veces de su despacho; y envió emisarios para intentar frenar la causa; o cuanto menos evitar verse involucrado.
 
En en entorno de los fiscales, que saben que la decisión que tomen, pone en juego sus carreras en la justicia, mas ahora que se están conociendo detalles de lo que se trata en realidad; estarían renuentes a ceder alguna petición del ministro o de sus enviados; por lo que han dejado un final abierto para lo que será dentro de unas horas la exposición o no del Comisario RODRIGUEZ, aunque ahora se agrega este otro condimento: que es la filtración de los audios y documentación.
 
Conclave entre el Gobernador y el Ministro
 
En horas de la tarde de ayer, Miguel LIFSCHITZ y Maximiliano PULLARO se reunieron en la Casa Gris, también estaba el Ministro Pablo FARIAS, donde el radical había pedido tiempo para darle una solución a la situación; recordemos que ha habido muchas situaciones en los últimos 30 días de funcionarios policiales investigados por la justicia; y a esta altura hay una clara responsabilidad política en los hechos; y PÙLLARO no se puede hacer el distraído.  
 
Fuente: UTRAPOL