Rosario - Se trata de Paola R., de 27 años, quien tras una aparente discusión en un bar de Cafferata y Catamarca fue derivada a esa comisaría, donde golpeó con su cabeza contra la pared en reiteradas oportunidades.
 
Una mujer está internada y pelea por su vida tras autolesionarse gravemente durante su estadía en las dependencias de la seccional 7ª, según informó la policía. Se trata de Paola R., de 27 años, que el viernes por la noche fue detenida en aparente estado de ebriedad por generar un importante discusión en un bar de Catamarca y Cafferata.
 
El hecho sucedió el viernes por la noche, cerca de las 22.50. La joven de 27 años llegó al bar Pacific, a metros de la seccional 7ª, en aparente estado de ebriedad -algunas versiones afirman que también podría haber consumido alguna sustancia-, y según dan cuenta los primeros testimonios, comenzó a molestar a los clientes.
 
A raíz de su estado y a partir de la discusión que se generó, la chica fue trasladada a la comisaría, desde donde llamaron al Sies para su atención. Posteriormente, el personal policial afirmó que al ir a buscarla al cuarto donde la habían dejado la encuentran autolesionándose, golpeando su cabeza contra la pared en reiteradas oportunidades.
Al llegar el personal del Sies, la mujer es trasladada al Hospital Centenario y posteriormente al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca), donde se encuentra internada con traumatismo de cráneo y en grave estado.
 
Tras el hecho, se dio participación al fiscal Fernando Rodrigo, de la Unidad de Investigación y Juicio, quien ordenó la realización del acta con actuaciones y ordenó entrevista con la familia, como así también dar Intervención a Asuntos Internos y a la Fiscal de Violencia Institucional, Karina Bartocci, quien ordenó medidas para corroborar datos de la versión policial, al tiempo que solicitó exámenes médicos para evaluar las lesiones y cómo se pudieron haber producido.
 
Hay medidas en curso para determinar la mecánica del hecho, que por el momento están en reserva. La Fiscal se entrevistó con familiares que aportaron datos a la investigación.
 
Fuente: La Capital