San Lorenzo - Entrevista exclusiva con uno de los principales acusados del caso Perassi, el comisario principal Daniel Puyol, ex jefe de la Agrupación Cuerpos de la UR XVII. (foto: Puyol junto a sus abogados al brindar la entrevista exclusiva a la periodista de SINTESIS)
 
El 18 de septiembre de 2011, cuando Paula Perassi desapareció de la ciudad de San Lorenzo, Daniel Puyol era Comisario Principal, cumpliendo su rol como jefe de la Agrupación Cuerpo de la Unidad Regional XVII. De él dependían todos los Comandos Radioeléctricos (de San Lorenzo, Fray Luis Beltrán, Capitán Bermúdez y Roldán), además de la Patrulla Urbana y la Guardia de Infantería Motorizada, de esa Unidad del Departamento San Lorenzo. Si bien cada dependencia tiene su propio jefe, subjefe y personal de guardia, la totalidad de ese personal, abocado a la prevención en las calles, dependía de él.
 
El año 2017 lo encuentra a Puyol fuera de ese rol, habiendo pasado tres meses detenido en la cárcel de Piñero, ahora en su casa, pero con prisión domiciliaria.
 
Fue allí donde llegamos para entrevistarlo, en lo que es la primera nota que da a la prensa, luego de su detención por estar sospechado en el caso de la desaparición de una vecina de su ciudad, de la que cinco años y medio después, no se sabe nada.
 
Su vivienda queda en la zona oeste de San Lorenzo, sobresale en la esquina del modesto barrio. En la ochava se erige una garita, con personal de Prefectura Naval Argentina custodiando. Lindero a la casa se encuentra un enorme galpón, que aloja camiones  de la empresa que el comisario tiene junto a su esposa, quien siguió la tradición familiar que inició su padre con camiones desagotadores.
 
Es su esposa quien nos abre la puerta de la casa, ingresamos y junto a la mesa estaba él,  sentado en medio de sus abogados Víctor Corvalán y Evelyn Quain. Al comenzar la charla nos dice que podemos preguntarle lo que querramos. El abogado distiende la situación aclarando que nunca había defendido a un policía, pero que esta vez lo hizo porque está convencido de que él es inocente.
 
El Comisario Inspector Adolfo Daniel Puyol, a quien llaman por su segundo nombre, comenzó aclarando cuál era su función por aquellos días, cuando la desaparición de Paula comenzó siendo tan solo una solicitud de paradero: “si bien yo tenía unidades en la calle, cada sección tenía un jefe, ellos diagramaban los servicios por donde había que hacerlos, mi función no era investigar, no era tomar denuncias”, aclaró. Al mismo tiempo, detalló cómo están compuestas las áreas en la Unidad Regional y porqué él no tuvo que ver con la investigación en este caso: “hay tres agrupaciones: Orden Público, de donde dependen todas las comisarías y destacamentos del departamento; Cuerpos, que estaba a mi cargo y la Agrupación Unidades Especiales (AUE), dedicada a investigaciones, criminalística, identificación de automotores, huellas y rastros”.
 
En este contexto, Puyol recuerda que “la denuncia por el caso de Paula Perassi ingresó por la Comisaría 1ra, o sea la Agrupación de Orden Público y después pasó a la parte de investigación de AUE” y agrega: “entró por una Agrupación, continuó por otra, pero no por la mía. Esto quiere decir que yo jamás hice ninguna diligencia con esa denuncia.
 
No hice acta de procedimiento, no era mi función pedir órdenes de allanamiento, porque eso estaba siendo manejado por investigaciones. Yo no podía preguntar cómo iba el caso, porque no era mi función, tampoco era pedir intervención de líneas telefónicas ni cámaras de seguridad”, remarca Puyol, haciendo referencia a la agrupación dedicada a investigar, en ese momento a cargo del Comisario Jorge Krenz, hoy también imputado y con prisión domiciliaria por el caso.
 
¿Cómo se entera de la desaparición?
 
Para contar cómo llega a la noticia de que Paula Perassi había desaparecido, para volver a aquel primer momento de la historia, el Comisario Puyol recrea: “en el 2005 creamos una empresa familiar con mi señora, porque mi suegro, Cardarelli, hace 50 años que tiene camiones desagotadores en San Lorenzo. En el 2005 arrancamos con un pequeño camioncito, como emprendimiento familiar y empezamos a crecer a través del tiempo. En el 2006 conocí a Strumia, el muchacho que está involucrado también en la causa de Paula Perassi, porque él arregla camiones, repara elásticos, frenos, tren delantero. Le llevé a hacer arreglar mis camiones y así arranca una relación comercial con él. Sólo una relación comercial, nunca cené con él, no soy amigo, no participé de cumpleaños, despedidas, jamás. Nunca tuve llamadas a la noche, fuera del horario de comercio, ni sábados ni domingo”, dijo Puyol.
 
“Pude haber tenido comunicación siempre con él, desde 2007 más o menos, empecé a tener relación”, dijo el Comisario sobre su vínculo con Strumia (indicado como amante de Paula y detenido como principal acusado de la desaparición seguida de muerte de la mujer embarazada). “Te cuento esto porque por el caso de la chica Paula Perassi, el día 19 de septiembre, un lunes, él me llama alrededor de las 17:30 h o 18.00 h y me dice: –hola Daniel estoy acá con un amigo mío, que se llama Alberto Perassi y tiene un problema, ¿Me podés decir qué es lo que tiene que hacer? Tiene una hija, anoche se fue tipo diez de la casa a buscar la tarea para los pibes y hasta ahora no regresa, ¿Qué es lo que tiene que hacer?–. Me preguntó como policía, como me llaman un montón de veces y preguntan, y uno les dice, porque soy policía y tengo 28 años de servicio, entonces uno sabe qué es lo que tiene que hacer y lo orienta”.
 
Puyol recuerda cómo siguió el diálogo: “Yo le dije: –decile al hombre que vaya a la Comisaría 1ra, que lleve dos fotos de la piba y que haga la denuncia en la Comisaría 1ra y después que vaya al Comando y deje los datos de la piba, así el que está encargado le avisa a los móviles que están en la calle–. Le dije eso, ahí yo me entero el caso de Paula Perassi, porque él me llama y me pregunta qué es lo que tiene que hacer para decirle a un amigo. Ahí arranca mi odisea”, recuerda.
 
Puyol asegura no haber sabido que Paula tenía un vínculo amoroso con Strumia: “a través del tiempo se descubre que aparentemente Strumia tenía una relación con Paula Perassi, cae detenido de un día para el otro, ahí empieza Alberto Perassi a sacar sus deducciones, se enoja con Strumia y dice: Strumia es amigo mío, estaba saliendo con mi hija, no me dijo nada. Se enoja porque eran amigos”, especula Puyol y añade: “Alberto Perassi tenía un Jeep de carrera, Strumia también, no sé si el marido de Paula también, entonces eran tres familias. Alberto con su mujer, Strumia con su mujer, Paula con su marido, iban a todos lados juntos. Pero en esas idas y vueltas de carrera, aparentemente pueden llegar a tener una relación. Digo aparentemente porque yo nunca la conocí a Paula Perassi y nunca vi que Strumia estuviera con ella” y continúa: “Alberto Perasssi se enoja con Strumia y piensa que él llamó a Puyol para que Puyol lo cubriera, y ahí arrancó. Eso fue en 2011. En 2012, hablan cosas que no son verdad, no soy amigo, no encubrí nada, porque aparte no puedo, porque no era mi lugar de trabajo, tampoco lo haría porque tengo una carrera impecable. No tuve sanciones disciplinarias, no tuve carpeta médica, siempre cuidé mis destinos, vivo en San Lorenzo, toda mi vida cuidé mi imagen por mis hijos de 25 y 16 años. Todo lo que me está pasando es injusto, es feo lo que me está pasando. Si habría una justicia clara yo no tendría que estar preso”.
 
¿Por qué está detenido?
 
Sobre su situación de detenido preventivamente, Puyol dijo: “estoy preso por la prensa, por las cosas con que Alberto Perassi presiona al poder político y judicial. Yo jamás en mi carrera policial vi que una persona estuviera detenido sin pruebas, por una hipótesis o por una teoría del caso. Yo fui Sumariante y para detener a una persona tenía que tener una prueba y secuestro, y en mi caso no hay nada. Cuando va pasando el tiempo esto te indigna, porque ya hace un montón de tiempo y es injusto.  Estar preso injustamente por los medios y por ser político duele. Me arruinaron la carrera, que era impecable. Mi familia se tiene que comer todas las amarguras”, explicó y recordó días fuertes para él: “yo en 2015 tendría que haber ido a rendir para Comisario Mayor, no pude rendir porque estaba preso, el año pasado tendría que haber ido a rendir para Comisario General, tampoco pude. Me arruinaron la carrera que me costó tanto sacrificio. En 2010, 2011 y 2012 me superé haciendo la facultad, la licenciatura en seguridad pública, me recibí. Cumplí 50 años en la cárcel, mi papá cumplió sus 80 años y también estaba preso. Esto es injusto”, remató.
 
El acusado insistió: “lo hacen porque necesitan tener policía presos, el poder político y judicial está queriendo que haya personas detenidas. Cuando yo soy inocente y no hice nada, y está demostrado, a mí me llama Strumia el lunes y el día que él estaba detenido no me llama él, me llama la mujer. Me entra una llamada y era la mujer que me llamó diciéndome que el marido estaba detenido. Pero la detención de Strumia no dependía de mí”.
 
Investigación
 
Al consultar a Puyol y sus abogados sobre qué piensan que se hizo mal en la investigación, para que hoy no se sepa nada de Paula, el Dr. Víctor Corvalán expresó: “determinar desde qué lugar la llaman a Paula Perassi y la hacen salir de la casa, llevó varios días, cuando llega esa información, la policía que estaba investigando de Unidades Especiales llega a la conclusión de que la llamada había salido del locutorio, le piden al juez orden de allanamiento para buscar las cámaras. Pero llegaron tarde, porque el dueño del lugar explica que cada siete días se borra el material, por lo tanto se frustró la primera prueba, que era ver quién la saca a Paula de su casa. AUE no hace nada sin la orden del juez”.
 
El abogado fue más allá y se refirió a los primeros policías de investigaciones que trabajaron en esta causa: Godoy, Galtelli y Gómez, también detenidos domiciliariamente. “Ellos descubren a raíz de la computadora que usaba Paula, un Facebook, donde ella interactuaba con un amigo y le permite descubrir su situación de embarazo. El policía se contacta con la médica y se constata que el examen le dio embarazo. Es una ironía, porque los policías que descubrieron esto son los que hoy están acusados de encubrimiento. Pero no tienen ninguna relación con mi cliente. Mi cliente, la única participación que tiene es dar un consejo”, dice.
 
Entrecruzamientos
 
Los entrecruzamientos de llamadas entre los celulares de Grabriel Strumia, su esposa Roxana Michl (ambos detenidos) y Puyol, son de suma relevancia para la fiscalía y los abogados querellantes. Al respecto, el Comisario dice: “el juez pidió las llamadas desde agosto de 2011, pero yo tengo llamadas también hacia atrás desde el 2007 con Strumia y  del 2 de septiembre al 19 a la tarde (día después de la desaparición) no tengo llamadas con Strumia. Por lo cual yo no lo puedo ayudar a cometer un hecho si no tengo contacto”.
 
Corvalán añade que “alrededor de esta causa hay todo un halo de sospecha sobre el poder policial de San Lorenzo y el poder Político inclusive. Esta causa es de una gravedad institucional tremenda porque nosotros, los argentinos, que hemos sufrido tremendos avasallamientos de nuestra Constitución, no podemos tolerar que se tenga presa a la gente sin pruebas. Y acá Puyol es una víctima de un procedimiento provocado por un juez, el Dr. Tutau, que con el temor que le significaba la presencia de Alberto Perassi, ha permitido esta tremenda mala lectura de la causa. No se puede tener detenida a una persona porque hay constancia de que él hablaba con Strumia, y Strumia hablaba con él.  Tutau interviene los teléfonos a Strumia, pero no intervinieron la radio Nextel. Que si la hubieran intervenido le hubiera venido muy bien, porque se hubiera probado de qué hablaban. No intervinieron la radio y mi cliente no tiene nada que ver con que eso no se haya hecho. Esa prueba que resultó mal, en lugar de beneficiarlo, lo perjudica, porque presumen que él hablaba por Nextel porque sabía que no estaba intervenido”.
 
Sobre el accionar policial, Puyol defendió a sus pares: “yo creo que la policía actuó bien, hizo todos los pasos que tenía que hacer, porque estuve tres meses detenido en la cárcel de Piñero y leí todo lo que hizo Investigaciones, e hicieron todos los pasos bien. Hay cosas que hace la policía a través del juzgado, porque no hace nada sin la orden del juez. La policía solicita, el juez ordena. A lo mejor faltó de parte del juzgado interiorizarse mejor, pero en la policía yo no noté error”.
 
Ante esto Corvalán insiste: “el error es fundamentalmente del juez, no darse cuenta de que no había material probatorio suficiente para atribuirle responsabilidad a Puyol. Lo mandan preso y le atribuyen encubrimiento, cuando yo nunca vi una persona presa por encubrimiento, cuando la posible condena es de un mínimo de un año. Una persona que no tenía antecedentes, no se escapó a ningún lado, yo lo he acompañado a hablar con el fiscal Moscetta y él dijo que no había nada contra él. Acá tenemos un juez que cedió a la presión de un padre desesperado, frente a medios de comunicación interesados en llevar adelante el caso, porque obviamente lo amerita, porque los argentinos no nos podemos dar el lujo de tener más desaparecidos, basta con los desaparecidos. Y acá tenemos una persona desaparecida. Pero acá se dice que es responsable de esa desaparición un Comisario cuyo único pecado es tener una relación comercial con el amante que se presume que tiene mucho que ver con la desaparición”.
 
Apuntan a Strumia
 
“Nosotros estamos persuadidos de que Strumia tiene responsabilidad”, dice el abogado y agrega: “mi defendido está muy enojado, porque Strumia no habla y al no declarar no nos permite probar la relación comercial y no nos permite aclarar de qué hablaron todas las veces. Nunca declaró y eso nos perjudica. Acá él tiene el deber moral de declarar, no solamente para aclarar la situación de su mujer que también está presa, sino para aclarar la situación del comisario Puyol, que está involucrado en todo esto por haberlo llamado”. El ex jefe de Cuerpos interrumpe: “eso me enoja, porque él tendría que por lo menos declarar y si hizo algo que lo diga y por lo menos diga la verdad de la relación que tengo con él, porque yo estoy detenido gracias a su llamada. Si yo supiera lo que pasó, lo hubiera dicho, ni me imagino que pudo haber pasado, no sé”.
 
Luego de aclarar que su vínculo es netamente comercial, como lo hizo también en cada una de las audiencias por el caso, Puyol contó: “yo seguí teniendo relación comercial con él porque nunca lo vi cometiendo un hecho y ahora la dejé porque me enoja, porque sabe bien que soy cliente de él y que no ayudé en nada y no es capaz de salir a declarar y dejar en claro cual es la relación que yo tengo con él. Se lo pedí a través del hijo y del abogado que declarara. Al no declarar y aunque sea decir cuál es la relación que tiene conmigo, a través de su silencio el me sigue perjudicando. Esto es todo político, bien mediático, que tarde o temprano va a terminar, porque la mentira pesa más que la verdad, pero tarde o temprano la verdad sale a la luz, es difícil esperar, porque me arruinaron mi carrera. Yo arranqué de agente, terminé el secundario a la noche, estudié y me arruinaron la carrera en el final”, lamentó.
 
Carta documento a Perassi
 
En un momento de la investigación del caso, Daniel Puyol le envió una carta documento a Alberto Perassi, pidiendo que deje de nombrarlo: “en 2012 le mandamos carta documento para que desista de todo lo que estaba diciendo, porque era mentira, porque decía que tenía entrecruzamientos de llamada con Strumia y es mentira. No hay ni indicios en contra mío”, dijo y agregó: “yo no veo mal que el hombre pida justicia por su hija, pero creo que no es la forma. Es ensañamiento lo que tienen conmigo. Ojalá nunca me pase nada con ningún familiar mío, pero yo la buscaría siempre, toda la vida, por todos lados, no voy a pedir los huesos, yo la voy a buscar”.
 
“Después me puse a pensar: pobre hombre, le falta la chica, veo que está mal y ¿yo le voy a iniciar un juicio? Me puse en el lugar de papá, entonces no lo seguí” dijo Puyol y remató: “mirá donde terminé por las insistencias de Perassi”.
 
Luego de eso, en 2014, el Comisario recibió la orden de pase a Santa Fe, por la exposición en este caso. “Un abogado había salido a decir que tenía entrecruzamiento de llamadas, entonces me sacan de acá y me mandan a 150 kilómetros. Fui a hablar con el Fiscal Moscetta y me dijo que no tenía nada en contra mío. Yo salí dos días completos en el programa de González Oro, donde Perassi dijo que yo sabía lo que pasó con su hija  y en 2015 caigo preso”.
 
El detenido aseguró: “lo contacté por medio de los abogados a Perassi para explicarle cuál era la relación y que yo no tenía nada que ver, pero nunca quiso, se negó a hablar conmigo”.
 
Teléfono sospechoso
 
Según el abogado Corvalán, “hay muchos errores de la querella, de eso no me quejo, me quejo de que haya un juez que los avale. La querella lo último que descubrió, fue que había llamadas entre un teléfono de mi defendido y un señor llamado Adrián Caramuto, el dueño de la funeraria más importante de San Lorenzo, para la madrugada del domingo 18 de septiembre. Adrián Caramuto es el presidente de la Cámara de Comercio de San Lorenzo y este organismo le facilitó un teléfono celular al Comando Radioeléctrico local, que es el teléfono que figura a nombre de Caramuto. Nos explicaron que de la Cámara de Comercio se le regaló el teléfono al Comando para estar en contacto por los delitos que ocurren en época de cosecha. Y por eso mi defendido llamó a ese número, cuando una mirada prejuiciosa llevó a que los abogados digan en la audiencia que mi defendido había llamado para averiguar por cajones o para cremar a Paula”.
 
Vidente
 
El abogado aseguró que “estamos convencidos de que en un juicio oral vamos a demostrar la total inocencia y el disparate que ha sido este juicio, porque a esta causa llegaron a traer un vidente y el juez se prestó a ir al lugar con un vidente a rastrear si estaba Perassi. El vidente dijo que se lo había dicho Ángeles Rawson, asesinada por el portero Mangeris en Buenos Aires. Si acá aplican el derecho como corresponde, Puyol va a terminar absuelto, porque hoy hay ninguna prueba”.
 
Ante la consulta, a partir de su experiencia en el territorio, sobre ¿cómo puede desaparecer una persona en San Lorenzo? Puyol contestó:  “es la primera vez que yo veo en mi carrera que haya desaparecido una persona y no encontrarla, no hay forma de prevenir eso, no se”.
 
Respecto a la acusación sobre su defendido, Corvalán dijo que “hay una situación inédita desde mi experiencia o el ámbito teórico que es que los querellantes se apartan de lo que dice el fiscal, que considera a Puyol culpable de encubrimiento y lo acusan como partícipe del hecho de la privación ilegal de libertad de Paula Perassi, que tiene como objetivo obligarla a hacerse un aborto sin su consentimiento y tiene como resultado la muerte. Ahora el querellante pide esto y plantea que estamos en presencia de un caso federal”.
 
Juicio
 
Corvalán aseguró: “ahora tenemos expectativa en el nuevo tribunal, que ahora no sabemos quién es. Estamos preparados para enfrentar el juicio oral” y su defendido agregó: “lo único que yo pido es que llegue un juicio rápido y que sea justo, que haya justicia, no pido que me hagan un favor en nada, quiero que sea justo. Si hubiéramos tenido justicia yo no tendría que estar preso. La balanza en la justicia acá fue para la querella”.
 
Líneas
 
Respecto a las líneas telefónicas intervenidas, Puyol insistió en que “Unidades Especiales pidió intervención de los teléfonos que conocía, no de todos. Si se hubieran intervenido todas las líneas bien, hubieran sabido bien lo que yo hablé después. Yo nunca supe qué líneas intervinieron. La querella dice que yo utilicé únicamente una línea para perpetrar el hecho. Y yo nunca tuve una línea, siempre tuve dos, un Nextel y el celular. Ese número que dicen es el del Nextel. Yo siempre estoy probando que soy inocente, porque ese Nextel lo tenía desde el año 2007 y está probado”.
 
El Comisario además apuntó: “está bien claro que el poder político pisa al poder judicial, yo estoy preso por el poder judicial, pero el poder político presiona al poder judicial. Alberto con su encadenamiento presiona al político, el político no quiere un problema, no quiere marcha, y presiona al poder judicial”.
 
Abogada
 
Al cierre de la entrevista, Corvalán expresó que sería importante, para avanzar en la investigación del caso, que la abogada Rita Porteiro pudiera explicar lo que tiene bajo secreto profesional, respecto a dichos del yerno de la mujer que supuestamente causó el aborto de Paula, Mirta Rusnisky. “Nos quedamos con muchas ganas de saber si en esa conversación aparece o no el comisario Puyol, aunque este elemento no es considerado en contra de mi defendido, pero yo quiero que venga a declarar la doctora Porteiro”.
 
El abogado insistió: “nos interesa la verdad, pero no la conocemos, si la conoce Strumia, que tiene un nivel de compromiso importante, y su mujer, que vengan. Tienen la obligación moral de desvincularlo a mi cliente. Lamentamos enormemente lo que le ha pasado a esta chica, ignoramos lo que sucedió”.
 
Desde la defensa de Strumia y Michl, apuntan a que en esta causa no se investigó al marido de Paula. Sobre el tema, el Comisario dijo: “siempre las investigaciones cuando hay problemas así, son del núcleo familiar de adentro hacia fuera y acá se trabajó de afuera hacia adentro”, pero el abogado aclaró: “no hay nada que indique que el marido de Paula tenga algo que ver” y concluyó: “tenemos un ex policía de San Lorenzo que trabaja para la defensa y está investigando, pero no pudimos conseguir ningún dato aún”.
 
Mientras tanto, Daniel Puyol pasa sus días preso en su vivienda, custodiado por Prefectura. Mientras se espera el inicio del juicio por la desaparición de Paula, sus compañeros policías Ramón Godoy, Aldo Gómez, María José Galtelli y el ex jefe de Agrupación de Unidades Especiales, Enrique Krenz, corren la misma suerte.
 
Los civiles Mirta Rusnisky, Gabriel Strumia, Roxana Michl y Darío Antonio Díaz, están alojados en cárcel común. Paula, sigue sin aparecer.
 
Flavia Campeis - Diario Sintesis