Santa Fe - Alicia Berzero, actual directora de la Caja de Jubilaciones de Santa Fe, es la apoderada legal “de lujo” para que Julio De Olazabal consiga, en tiempo récord, un haber jubilatorio de $ 248.359,52 apenas dos días después de haber renunciado al cargo de  Fiscal General del Ministerio Público de la Acusación. 
 
Por Pablo Benito
 
El hecho, además de ser una irregularidad administrativa, podría configurar un delito penal -Cohecho, Negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública, Exacciones Ilegales y tráfico de influencias- siempre y cuando tamaño escándalo sea judicializado e investigado.
 
Periodismo Salvaje, desde hace meses investigaba lo que aparecían como supuestas irregularidades que se daban dentro de la Caja. Empleados de primera línea que denunciaban presiones de la directora de la Caja hacia subalternos. Presiones permanentes para  que expedientes, pertenecientes a un estudio jurídico en particular, sean “agilizados”. El bufete de referencia es el Estudio Jurídico al que Berzero pertenecía, oficialmente, hasta el momento de asumir en la función pública. El Estudio Paganini, Berzero, Carubini Sociedad de Hecho, actualmente inscripta en la AFIP, funcionando y facturando.
 
 
 
 
 
 
Al asumir, Alicia Berzero, presentó socialmente su exiguo C.V. en el  que, casualmente, omitía su pertenencia al Estudio del ex Director de la Caja, Dr. Mario Paganini. VER 
Con Alicia Berzero del otro lado del mostrador, Maria Carubini jubilada al igual que Mariano Paganini, aparece un joven abogado para poner la firma en los poderes del Estudio sin despertar sospechas a la hora de tener a la Directora de la Caja intimando a sus empleados para que le den prioridad a determinados expedientes. Se trata de Federico Emanuel Shierloh, joven abogado, inscripto en la AFIP, torpemente, en el mismo domicilio fiscal del Estudio de Paganini, Carubini, Berzero: SAAVEDRA 3135.
 
 
 
El caso aún no aparecía lo suficientemente contundente como para certificar, periodísticamente, la conducta irregular de la funcionaria, hasta que apareció un caso insólito que sólo puede ocurrir cuando el sistema administrativo se concentra en una sola persona y, la misma, pierde contacto con el mundo real, se desboca y la impunidad hace que pierda esa máxima política de la administración pública “no sólo hay que ser sino también parecer y si no sos, al menos, parécerlo”.
 
 
 
 
Berzero, cuando se sentó en su despacho, aclaró entre sus colaboradores, que había renunciado a TODOS sus poderes con clientes particulares que estuvieran siendo tramitados en la Caja que, desde marzo de 2009, preside. No era cierto, podría haber renunciado a muchos poderes, pero a uno seguro que no renunció. Ese poder, al que omitió renunciar, era ni más ni menos que el de uno de los beneficios jubilatorios más altos que debe otorgar la Caja que preside, cuyos honorarios –por lo que se acostumbra- podría ascender a una cifra de $ 900.000 (tres haberes jubilatorios del beneficio tramitado), el del recientemente jubilado, ex Juez de Cámara y Fiscal General con 55 años de aportes y 73 años. 
 
No obstante, el monto de los honorarios que beneficiarían a Berzero, que aparecería como mucho para la vista de cualquier trabajador asalariado, poco explica de tamaña exposición, temeridad y que podría eyectarla instantáneamente de su cargo más las consecuencias penales que resultarían de una caso resonante que podría desbaratar una operación más habitual que casual.
 
Tampoco se entiende, como un hombre probo, docente, ex camarista, Fiscal General que, evidentemente, no está urgido de dinero ni acelerar trámites, no manejó con, por lo menos, cuidado, su propio beneficio. Julio Alberto De Olazabal es un hombre conocido y reconocido como jurista a nivel nacional, resulta poco creíble que ignore que su expediente, iniciado por una profesional al quien extendió un poder que se encuentra vigente en el expediente de la tramitación
 
El caso
 
El 28 de Octubre de 2005 se inicia el expediente: 15120-0034618-3 Su iniciador es DE OLAZABAL Julio Alberto, bajo el concepto de “Solicita Jubilación Ordinaria  Ley 12464” autorizando a actuar en su nombre en dicha tramitación, por ante la Caja de Jubilación de la provincia, a la actual Directora de la Caja, Alicia Berzero y a Maria Carubini, ambas con domicilio particular consignado en Saavedra 3135 de la ciudad de Santa Fe. Con fecha 1 de noviembre de ese  mismo año ingresa una nota, firmada por Berzero, dirigida al Interventor de la Caja  en donde se acompaña “expediente de reconocimiento de servicios nacionales 024-20-06250612-2-118-1”
 
El trámite queda en formal “Stand By” hasta que, el entonces camarista, De Olazabal, presente su renuncia al cargo ostentado, no obstante encontrarse en condiciones de acogerse al beneficio previsional.
 
El 14 de febrero de 2017, Julio De Olazabal, activa el trámite con nota al Presidente de la Corte Suprema provincial en la que informa que el “próximo 5 de abril del corriente año, por imperio de lo establecido en la ley N°13.013, cesará en sus funciones”, dado que se habían cumplido los 6 años al frente del Ministerio Fiscal para el que había sido designado oportunamente. Solicita así se tenga se agoten las instancias administrativas correspondientes para dar inicio a la reanudación de los trámites iniciados en 2005. La nota ingresa a la Caja el 9 de Marzo de 2017. Rápidamente comienzan a realizarles los cálculos pertinentes para el otorgamiento del beneficio previsional, fijando como haber testigo los haberes de noviembre, diciembre de 2016 y Enero de 2017 por un monto de $ 329.243,02 de los meses de 2016 y $ 332.857.51 correspondiente al primer haber de 2017. 
 
 
 
 
El informe es recibido, por la Secretaría General de la Caja de Jubilaciones, el 5 de abril pasado y velozmente, dos días después, el 7 de abril, La Directora Provincial de la Caja – para el caso, la misma que es apoderada del beneficiario, Alicia Berzero- resuelve otorgar el beneficio a su poderdante, Julio Alberto De Olazabal.
 
 
 
 
 
Como confesión de parte, Berzero omite firmar al pie su propia resolución en la que reza como en todas y cada una de ellas que “Por ello : LA DIRECTORA PROVINCIAL DE LA CAJA DE JUBILACIÓN Y PENSIONES RESUELVE:”
 
En su lugar, mandan a llamar de urgencia al Subdirector Provincial, Dr. Héctor Daniel Elías, que presta sus funciones en la ciudad de Rosario y  la prosecretaria de Berzero, Dra. Florencia Paula Lacava. Ambos no hojean – o lo hacen pero omiten reparar en ello- que al principio del exiguo expediente de 55 folios se encontraba la firma de su superior, Alicia Berzero, como patrocinante del beneficiario.
 
El Expediente completo del trámite previsional será digitalizado, a la brevedad, en web aparte.